bitter

Encuentro inesperado
 
La sonrisa de tus ojos

la pausa

el silencio

las palabras que no fueron
pero hubiese querido escuchar
 
el amargo sabor
de tu cercanía tan distante en la multitud,
cuando solía penetrar la piel al compartir intimidad
 
Incendiaste la tarde
aunque ya habías quemado las naves,

y así, con todo,

parecería que quedamos en costas opuestas
 
El invierno se encarga de enfriar los cuerpos,
calma las aguas que nos separan
y da tregua a los corazones
 

<<<      |  

dejá un comentario